Por qué Birmingham

Aunque la pregunta parezca obvia, a veces es necesario recordar el camino recorrido y lo que logramos en estos más de 100 años de historia. Y es que en Birmingham, en mayo de 1999, el RCD Mallorca alcanzó la cota más alta de su historia disputando la final de la extinta Recopa de Europa.

Pese a que el resultado nos fue adverso, es innegable que aquella tarde tiene un rincón reservado en el corazón y la memoria del mallorquinismo. Y es que las dosis de orgullo y buen juego que derrochó un conjunto que entonces debutaba a nivel continental solidificaron en la conciencia colectiva del malloquinismo.

Por eso, por aquél equipo que dirigió Héctor Cúper con una maestría notable, este proyecto toma desde su nacimiento el nombre de la ciudad y del año en que estuvimos a punto de ser los mejores.